duardian

Anticreacionismo

Disiento

Disiento de mi mismo

La vida es un obsequio que viene de ninguna parte

y que importa...

Si de cuando en cuando se quiere estar aquí

Amando…

Escribiendo…

Siendo uno de los miles de verbos vivientes que de ropajes llegamos a vestir
o declamar,
en palmas disidentes de cabellos entre las manos,
cuando el uno calla
mientras el otro se posa entero en cuya frente,
cuando las miradas sobran
o se ofrecen.
Como regalando lo mas simple
(lo mas real),
que de aciertos no se muda la victoria
pues en ella misma, se gana la partida
cuando un rey cae derrotado
por la sapiencia en decretos carmesí
(y algo salados)
por aquellas voces que siempre
y no quise escucharlas,
me invitaron lejos
al país de las mansardas.

En cortos años
(luz)
la vida se me dibuja extraña
como hojas de papel malcriado
sumidas en lamentaciones que desde ahora quiero
(¿o sólo debo?)
enterrar,
para siempre.

Ay de la pobre ontogenia que jamás precederá a medallas pulidas en la mierda,
o en errores sometidos al juicio que no concierne
(ni puede)
evitar la lucidez,
Embriagada por galenas melodías
que hacen de la historia un sitio al debe
para narrarse como aquel breve
empero sancho asiduo inmortal.

He ahí la vida que nace como un grito.

La partera reclama su precio por el barro moldeado
y surgen cientos de naciones establecidas en divisiones postergadas
amarradas a un ápice de supuesta sugestión individual...
escondida y desganada.

La parodia se come al
(tiempo) presente,
cuando un segundo milimétrico se divide en miles de tic tac
(pendencieros)
absurdos
o profundos,
que no pueden mis ojos dejar de admirar.

¿Que es este cosquilleo que invade mis manos
(asesinas)
cuando se concentra el jugo de la razón con la desidia
que pretende borrar todo vestigio
de la nada
(o la ignominia),
sino un molondro anhelo de
limpiar las botas del odio que arremete en bilis
al fondo de la obertura del réquiem mas bello
que se posa ante el epílogo
de la sacra y mansa muerte
al son de una guitarra
que por cierto muere rota
desentonada
y sin amores?


Transformación


Molde sideral.


Si todo se expande, nada es gratis e innecesario.

Y si nada de esto fuera poco
todo se hace tan,
pero tan curioso…

Siento en mis venas a la propia síntesis,
aproximación
exacta y maldecida
del instinto...
o el infinito...
del éter de mis uñas mas vivas
que nunca antes se hayan visto.
Esas,
que se balancean en un vaivén
(exagerado)
cuando se hace el día en la terraza de mis noches en que pude soslayar
que
cada idea imperante es un ruego a la triple negación de la existencia
de un disfraz.

Explicación de letras unidas en cadenas conceptuales,
doradas por el hastío ajeno a la indolencia,
pegadas al piso de las miradas,
hacia baldosas teñidas de misacantano
que no se quiso nunca desnudar, por miedo a la dulce asimetría
opuesta
a miles de manos en los bolsillos
o entre sus hijos...
paridos en la nada

y que le importa.

Símbolos

Lenguaje nuevo en tiras
(cómicas o reales)
de 35 milímetros
embutidos en parpados cerrados
por hora y media


Símbolos


Colores unidos a la técnica perforada por cientos de bestias rabiosas
que lavan sus lomos con lenguas prestadas,
engullendo cada nuevo rayo del trueno que quiera nacer
cual profeta de lo penoso,
con placer...

Símbolos

Miles de plazas recubiertas de hielo en donde cada insecto se sumerge en el frío para
destrozar todo lo sagrado que se construye en el templo de la egolatría.

Y se nos deja solo, copulando con la industria de lo inmediato.

Símbolos que caen como la tormenta,
Como si ya no basta con el yugo ampliado
en esta, la época mas plana en relieves
de todas las mas boyantes ya vividas.

Gritos mudos que nacen muertos por montones.
Zombis triperos que se devoran a si mismos.
Hipnosis en cuatro paredes
(de plomo)
en colores pasteles
En formas perfectas vaciadas en cantaros viejos
que consumen la pulcra juventud meditabunda
carente de alas y de dolor
en la memoria.

Esta es la era donde se condena la intrepidez
de no hace llover el río
o crecer la lluvia
en artes oscuras
si no, en un porqué

Esta es la era donde se rinde culto a los ciegos
sometidos por su lana trasquilada.
Esta es la era de los buitres en teatros
donde se declaman famélicas diatribas
prostetizadas
convertidas en melodiosas posesiones
de prisioneros en jaulas de oro,
que cantan felices las exequias
de lo ajeno…


Ay por el bosque que pronto cabalgará lejos
hacia donde amanezcan los pañuelos
(negros)
por las despedidas…

Ay mi niño, llora
ven que lloro yo contigo
llora en este, tu hombro aciago
emputecido...
deja pasear la turba de tus aguas
guarreados por lágrimas de un sistema métrico
decimal
el nuevo rey con pies de lodo
guarreado por ascetas de olas migratorias
condicionadas a calaveras misteriosas
que se sumergen en ritos paganos
o ancestrales
para devorar las ganas portentosas
que se pulen en marbetes rizados
marketing dirigido a nadie mas que a mi
(mismo)
en mi comprensión de la conciencia,
ente y ser
o frenesí.

Las cascadas ya se devuelven
por donde redoblan los camellos
(Hipovolémicos),
que ya carentes de ganas de ser un regalo
a la pasión
y a la bondad,
Se han rasgado vestiduras
Como si eso pudiera sorprender al alma herida
de miles de muertos encarecidos por la
siniestra mirada de los cerdos,
que no escatimaron en borrar el arte
por miserables monedas forradas
de terciopelo herido
bañadas en sangre
nacidas en
y para el dolo.


Bien y mal hacen el amor al final de cada letra.

Laberintos

Fauces ingeniosas
De estratagemas combativas
Papiros creados en la diosa tecnología
Alevosa.
Neologismos grandilocuentes
Llenos de odio…
e inequidad ponzoñosa.
Sin usanza pordiosera
Avernos furiosos cargados de lo eterno
Cada cual sumerge su cabeza
en las garras viperinas
en colmena vieja
de gaznápiros enaltecidos
en tronos de masa ósea.

Hombre libre que lloras sin pagar cuenta
Hombre libre que regalas la prosa al sinsentido.
Hombre libre que ensucias tu cruel proeza,
con sangre verde color esperanza.
Hombre libre que navegas solo en tormentas
Soleadas,
Al asecho…

Hombre libre que has entendido nada.

Pero todavía existe cual austero poderoso
Eximio buen consejo:

pues a mi…

A mi no me queda mas que divertirme
en esta, mi hora
en que yo me largo
y tú te quedas con unas ganas locas
(e inmanentes)
de saber
que mierda es esto
o se quiso,
de ninguna manera


Que de criterio me carece.


--------------------------------------------------------------

Si Huidobro dice que el poeta crea y Nietzsche dice que es un mentiroso, pues entonces yo soy hacedor de nada y niego tres veces....

Le gustó esta obra ?